Sobre coleccionar

La moneda no se hizo para...

La moneda no se hizo para... coleccionar. Es un hecho que cada Estado cuando encargaba monedas a su fábrica, en general, no lo hacía para que la gente las coleccionara, en todo caso si hacía conmemorativas si que podría pretender que las guardaran pero sin más. Las monedas eran de plata o de oro para tener un valor adquisitivo que a la gente le parecíera bien.

Esto nos lleva a que el coleccionismo no es un factor inducido sino es natural en el ser humano. Mucha gente en su momento guardó monedas como una forma de tener algún valor, por su contenido en oro y plata en especial, pero no pretendiendo de ninguna manera el formar una colección. Si que habría la típica persona, en general del sexo masculino, que mirara las monedas con curiosidad y que se dedicara a estudiarlas, a clasificarlas y a guardarlas por su valor histórico. Esto fue el coleccionismo..

Con la frase 'no son para coleccionar' me refiero a todas aquéllas colecciones basadas en especial en las monedas de plata que circularon en Francia, Suiza, Holanda, Alemania, Estados Unidos, etc. en los años 1940 hasta 1970. Monedas en general acuñadas en grandísimas cantidades y por eso también no de mucho interés. El hacer este tipo de monedas, básicamente de plata, no se puede considerar una colección muy seria, sino más bien para comprar plata y divertirse sin apenas correr riesgos. Es decir, que una colección no se puede basar en estas cosas ni en esta forma de hacer las cosas pues se es más un arreplegador que otra cosa.

Una colección se trata de piezas de calidad más bien alta, pues en calidad baja las monedas se acercan al precio del metal. De hecho las malas piezas no las colecciona casi nadie, se venden en lotes y se adquieren por casi nada, lo que pasa es que cuando uno las tiene trata de venderlas a algún precio y son las monedas que más van por ahí. De hecho en la actuallidad hay monedas en grandes cantidades de todos los países de las últimas 7 u 8 décadas con valores de plata y lo que no es plata y el Banco no cambia al peso de chatarra.






V. Craven-Bartle

C/ Joaquín Costa, 54 bajo.
46005 Valencia.
Teléfono: 96 395 49 51
Fax: 96 395 49 51


Miembro y Socio Fundador de la Asociación
Española de Numismáticos Profesionales (A.E.N.P.)
logos